El director de Pro Bolivia, Oscar Alcaraz, informó el miércoles que esa institución impulsa la transformación del cacao en Bolivia con casi 3 millones de bolivianos a través de tres proyectos que beneficiarán a más de dos mil familias productoras y recolectoras de cacao en La Paz, Cochabamba, Beni y Pando.

"Los tres proyectos demandan una inversión de parte de Pro Bolivia de casi 3 millones de bolivianos (Bs 2.954.065) financiados con apoyo de la Unión Europea que benefician a más de dos mil familias, entre productores y recolectores de cacao, por lo que nos constituimos en líderes en la transformación del cacao en el país", explicó.

Alcaraz precisó que el proyecto 'Amazonía Productiva y Competitiva',  beneficia a la Asociación de Productores Agroforestales de la Región Amazónica de Bolivia de Pando y Beni; y el de 'Transformación Artesanal del Cacao en Chocolate en el Trópico de Cochabamba', beneficia a la Asociación Unión de Organizaciones de Productores de Cacao de Cochabamba.

La sobreproducción mundial de soya, maíz, trigo y azúcar provocó que el promedio anual de sus precios cayeran en promedio en un 24%, mientras que los precios promedio del café y el cacao tuvo una variación a la alta de 27%, señala el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del Fondo Monetario Internacional  (FMI) y de la Bolsa de Comercio de Rosario.

La sobreoferta mundial de soya provocó que el promedio anual de su precio en 2014 cayera 11% en relación al 2013. Al 16 de enero de 2015 la cotización de la oleaginosa creció levemente comparada al final del 2014.

El cambio climático está modificando la geografía de los cultivos y producción de alimentos en los trópicos. Esa fue la gran preocupación en que coincidieron expertos en seguridad alimentaria presentes en la 20 Conferencia de las Partes (COP 20) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Los especialistas temen notables alzas de los precios de los alimentos si los países tropicales no adoptan técnicas para adaptarse. El Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI, en inglés) estima que el cambio climático va a generar alzas de precios de hasta 30%.

Cultivos como los de café, cacao y fríjol en los trópicos son especialmente vulnerables a temperaturas drásticas y a la escasez de lluvias. Por ejemplo, en el Valle Sagrado de los Incas en Perú una zona que abriga la mayor diversidad de papas, las altas temperaturas e incidencia de plagas están forzando a los indígenas a cultivar el tubérculo en altitudes muy elevadas. Y en países centroamericanos como Costa Rica, Guatemala y Honduras, hay una emergencia por el hongo de la roya del café, que causó 1.000 millones de dólares en pérdidas en América Central los últimos dos años.