Imprimir
Categoría: Noticias
Visto: 4347

Página Siete / 10 de julio de 2016.-

Ecuador se ha convertido en el exportador número uno de cacao del mundo, incluso el 80% de las importaciones de cacao de Bolivia provienen de ese país, al cual considera un mercado potencial.

Con la cata de chocolates  "Conociendo la Historia del Cacao”, la empresa ecuatoriana BIOS, se presentó ante  empresarios gastronómicos cruceños, en los últimos días de junio. Con el objetivo de promover la calidad del chocolate ecuatoriano procesado a partir de cacao fino de aroma, y en busca de espacios en el mercado boliviano, el gerente de operaciones y proyectos de BIOS, David Olgieser, arribó a la ciudad de Santa Cruz, de la mano de la empresa boliviana Coinser Dima y el apoyo del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones del Ecuador, Pro Ecuador, para presentar sus productos a empresarios del sector gastronómico.

"Somos la fusión de dos cosas, las recetas europeas o el know how de más de 100 años de elaboración del chocolate y la mezcla con la mejor pepa de cacao del mundo, la pepa de cacao de fino aroma ecuatoriana. Eso te da como resultado un chocolate de altísima calidad, tanto por sus ingredientes como por el modo en que está hecho, por ello estamos en el mercado más de 100 años endulzándoles la vida a los ecuatorianos”, afirma Olgieser en una nota de prensa.   En su visita a Santa Cruz, el ejecutivo de BIOS, participó de dos catas, una para  estudiantes de Gastronomía de la UDI y otra dirigida a chefs y propietarios de empresas que  operan en Santa Cruz, como demandantes de este tipo de productos.   Olgieser realizó una detallada explicación sobre el origen del chocolate, su proceso industrial, y la forma en que Ecuador se convirtió en el principal proveedor de cacao fino de aroma en el mundo, ante lo cual Bolivia no es ajena, ya que cerca del 80% de sus importaciones de cacao provienen de Ecuador.   A diferencia del cacao ordinario, el cacao fino de aroma es una especie cuyo procesamiento permite agregar los denominados retrosabores o sabores secundarios al chocolate, característica muy valorada en el ámbito gourmet.  BIOS tiene la primera fábrica de chocolates en Quito y hoy es una empresa en expansión que ingresa a los mercados de Estados Unidos y Europa. Según Olgieser, encuentra en Bolivia un mercado potencial que se busca conquistar con  calidad y sabor.